jueves, 26 de enero de 2012

LA ACTITUD DE LOS DIVORCIADOS EN LAS CELEBRACIONES FAMILIARES

Artículo publicado en La Revista de la Feria del Divorcio el 26 de enero de 2012



Aunque a los propios afectados les resulte difícil de asumir al principio, la tozuda realidad demuestra que el divorcio de una pareja no evita que la tierra siga girando y que las actividades habituales -tanto propias como ajenas- continúen llevándose a cabo. Por otra parte, las estadísticas indican que, así como cada persona es un mundo, todo fracaso matrimonial presenta unas características propias. Algunos acaban con un procedimiento de mutuo acuerdo. Otros requieren la vía contenciosa. En ocasiones, la custodia es compartida. Otras veces, se otorga en exclusiva a uno de los progenitores. Pero, sea como fuere, lo que es indiscutible es que, en esta nueva etapa que afrontan por separado, tendrán que seguir compartiendo los momentos más especiales de la andadura vital de sus hijos.
Eventos tales como festivales de fin de curso, graduaciones universitarias, cumpleaños o competiciones deportivas se sucederán a lo largo del tiempo y, según cómo estén dispuestos a abordar su asistencia a los mismos, los efectos sobre los pequeños de la casa serán beneficiosos o perjudiciales. Por desgracia, debido a mi experiencia profesional, conozco casos extremos en los que cualquier posibilidad de entendimiento es una mera utopía. Para el resto, sin embargo, mi tradicional optimismo no me permite resignarme y me obliga a insistir a través de estas líneas en la importancia que, en el transcurso de estos acontecimientos irrepetibles y entrañables, tiene la actitud adulta y positiva de los padres implicados. Todos hemos sido niños y hemos deseado compartir nuestras fechas más señaladas con ambas partes, tanto con la familia materna como con la paterna.
Llegados a este punto, me gustaría centrarme especialmente en el sacramento de la Primera Comunión. Coincidiendo con el inicio del nuevo año, en las parroquias de pueblos y ciudades se convoca a los padres de quienes comulgarán el próximo mes de mayo a fin de concretar los detalles relativos a la futura ceremonia. Por regla general, tanto los párrocos como las personas encargadas de impartir la preceptiva catequesis infantil por espacio de dos años, citan a los progenitores para comunicarles diversos contenidos de interés. Y lo cierto es que, en la actualidad, no son pocos los menores cuyos padres están divorciados y, en cumplimiento de sus respectivos regímenes de visitas, han utilizado este acontecimiento único como imperdonable excusa para incrementar los desencuentros existentes entre los dos. Los motivos para la discusión son infinitos y van desde la propia decisión de hacer o no la comunión a la asistencia o inasistencia a la catequesis, desde la consideración de los gastos previstos como ordinarios o extraordinarios a la elección de la fecha o la confección de la lista de invitados.
En definitiva, se trata de una oportunidad perdida irresponsablemente para que los chiquillos puedan disfrutar, lejos de la tensión y de la angustia, de su gran momento. Conviene resaltar que, en determinadas situaciones especiales, no es necesario ser marido y mujer. Basta con tener disposición, desde el respeto, para compartir la alegría del hijo y permanecer en un discreto segundo plano. Por esa razón, y aunque cueste un sobreesfuerzo, se impone buscar alternativas y llegar a acuerdos en beneficio del menor. Transmitirle la idea de que la rabia y el rencor son sentimientos más poderosos que el amor es un riesgo que ningún adulto cabal debería estar dispuesto a correr.


5 comentarios:

  1. Hola, Myriam. La verdad es que el tema se las trae. Es para preguntarse: ¿qué carajo se entiende por amor de padres cuando el objetivo es obtener un beneficio emocional propio, antes que el de los hijos? Bueno, la verdad es que la cruda pregunta se extiende a otros campos: Si ya entre las parejas aflora, cuando la silenciosa olla a presión revienta, perlas del tipo “la maté porque era mía”, en el extremo del extremo; o, sin ser tan trágicos, aquello de “no lo dejo un minuto sin vigilancia, porque ha de ser mío y de ninguna pelandrusca más”. O a la inversa…Chiquita fatiga lo del --/o, --a/.

    Y en plena Primera Comunión, más destaca el absurdo anterior. No soy creyente, aunque sí profeso la fe en el respeto de todas las creencias. Pero cuando veo que los creyentes (¿?) se enfrascan en esas broncas sacramentales (iba a decir se dan de hostias, bruto que soy), parece como si entonces todo fuera una cáscara, desde el amor a los hijos, también el de pareja, y el amor (¿?) al Dios de cada cual.

    Educados estamos para crear más cáscara que nueces. Y de esto no se libran ni los ateos ni los nómadas. Aunque algunos al menos intentamos resistirnos, a veces con tacto y diplomacia, otras, a lo bestia. Servidor y mil más.

    Esperando sinceramente que los conflictos de la hostia (con perdón) no lleguen a las “ostias”, me despido con el deseo de un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá la gente pensara más como tú, no se dan cuenta de que poco a poco con esas actitudes generan dolor y frustración en sus hijos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu comentario, Marta.

    En efecto, los adultos tenemos la estrecha obligación de demostrar nuestra condición como tales y anteponer SIEMPRE el beneficio de los menores al nuestro, máxime si se trata de nuestros hijos. Es en estas situaciones especiales donde se nos exige que demos la talla más que nunca.

    Un saludo muy cordial.

    MYRIAM

    ResponderEliminar
  4. Sobre las consecuencias de un niño de padres “divididos” :
    DEJO UN PAR DE LINKS “SIAMESES” (tómese disuelto con humor, qu´es luuunes):

    EL NIÑO PREDICADOR CREYENTE:
    http://www.youtube.com/watch?v=RnmBaWy4DJo
    EL (MISMO) NIÑO PREDICADOR ATEO
    http://www.youtube.com/watch?v=-Gnp2HTSMd8

    Y lo raro no hay razones para pensar que “uno” tiene más razón que el “otro”
    .......
    (Nota técnica sin importancia: Me temo que el reloj del blog va por libre)

    Salu2
    y buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Nómada y gracias una vez más por tus comentarios a mis artículos. Da gusto tener lectores tan implicados como tú. El primero no te lo contesté a su debido tiempo porque no siempre me es posible pero, en este segundo, he tomado buena nota de los links y todavía no salgo de mi asombro. Hay que ver cómo está el mundo. Se ve que, como ya es martes, mi grado de humor para disolver las imágenes no es suficiente. No sé de dónde ha salido esa criatura pero sólo aspiro a olvidarme de ella antes de conciliar el sueño esta noche. De asustar.

      Un saludo y feliz día.

      MYRIAM

      Eliminar